Relaciones políticas

 
Las relaciones político – diplomáticas entre el Perú y Bolivia son un reflejo de los vínculos históricos, culturales, geográficos, sociales y económicos que unen a ambos pueblos y estados. Están presididas por la amistad, confianza, cooperación y solidaridad que se han traducido en la adopción de un conjunto de instrumentos bilaterales, entre los que destacan, por su importancia y ámbito de aplicación, (1) los convenios de Ilo de 2010 y 1992, destinados a mejorar la cualidad marítima de Bolivia; (2) el convenio de 1996 que crea la Autoridad Binacional Autónoma del Sistema Hídrico del Lago Titicaca, Río Desaguadero, Lago Poopó, Salar de Coipasa (ALT), cuya función es el manejo, control y protección del agua de dicho sistema hídrico; y (3) el Tratado General de Integración y Cooperación Económica y Social para la Conformación de un Mercado Común, firmado en el año 2006.

A través del “Protocolo Complementario y Ampliatorio a los Convenios de Ilo”, suscrito el 19 de marzo de 2010, ambos gobiernos decidieron generar las condiciones para lograr la implementación del “Proyecto Binacional de Amistad, Cooperación e Integración Gran Mariscal Andrés de Santa Cruz”, suscrito también en Ilo en 1992 junto con los convenios sobre la participación de empresas bolivianas en la zona franca industrial y en la zona franca turística de playa en esa localidad del sur del Perú. El Protocolo concede a Bolivia “de manera permanente acceso al Océano Pacífico en el Puerto de Ilo y a un punto de atraque”. Además de ampliar las facilidades en la zona franca industrial y turística - en las se reconoce el derecho de propiedad a los inversionistas bolivianos - el Protocolo señala que “el Perú autorizará la presencia de barcos de la Armada boliviana y les otorgará derecho de navegación en el puerto de Ilo… para desarrollar actividades de investigación, cooperación e instrucción”, y añade que “se instalará… un Anexo de la Escuela Naval del Estado Plurinacional de Bolivia”.

En el ámbito lacustre, el Perú y Bolivia se encuentran unidos por el condominio indivisible y permanente sobre el Lago Titicaca, creado por el convenio de 1957. Desde 1996 dicho condominio es manejado a través de la ALT, organismo binacional autónomo encargado de formular normas, políticas y acciones para el aprovechamiento concertado del sistema endorreico del lago. Sobre esa base los mandatarios del Perú y Bolivia reiteraron en Ilo, en octubre de 2010, “la obligación que compromete a ambos Estados para aprovechar el uso de dichos recursos única y exclusivamente en función de acuerdos y decisiones bilaterales”. Reafirmaron, asimismo, que “en ningún caso harán uso unilateral de las aguas de los ríos internacionales de uso contiguo o sucesivo que comparten”. Los presidentes acordaron “actualizar y modernizar los instrumentos de gestión institucional de la ALT”.