Descubre los tesoros de la costa
norte siguiendo la Ruta Moche

 
Además de contar con un rico legado cultural, La Libertad y Lambayeque constituyen un importante corredor turístico en el que se encuentran hermosas localidades y una de las mejores cocinas del país.

El develamiento de la tumba del Señor de Sipán, hace 26 años, marcó un hito en el ámbito arqueológico de nuestro país. El interés concitado fue tan grande que se financiaron otros proyectos que trajeron importantes hallazgos. Este hecho, unido a los atractivos de la región norteña, como el buen clima y la destacada gastronomía, han convertido a la zona en una de las más visitadas del Perú.

PUNTO DE PARTIDA
Elegido hace unos días como uno de los 20 lugares más espectaculares del Nuevo Mundo por la cadena CNN, Chan Chan constituye el punto de inicio de la Ruta Moche. Ubicada a unos diez minutos del centro de Trujillo es considerada la ciudad de barro más grande de América.

Entre sus principales atractivos destacan su imponente plaza principal (en donde se celebraban rituales), su corredor de peces y aves, los templetes (destinados a las ofrendas), el recinto funerario y la sala de 24 hornacinas. Con la misma entrada (S/.11)también podrá ingresar al museo de sitio del recinto, así como a las huacas Esmeralda y Arco Iris (en los alrededores).

Si acude temprano a Chan Chan tendrá tiempo de arribar a Huanchaco para almorzar. Este simpático balneario es reconocido por preservar la técnica ancestral de pesca en caballitos de totora y por ser uno de los escenarios favoritos de los tablistas locales e internacionales.

No puede dejar de hacer el recorrido por el muelle y el malecón para fotografiar el atardecer. Como todo balneario norteño que se precie, el ceviche es el protagonista. Disfrútelo en restaurantes como el Big Ben, Las Totoritas o El Tramboyo. Al atardecer y luego de apreciar la impresionante puesta de sol recomendamos pasar por Chocolate Café B&B para tomar un buen café junto a un delicioso cheesecake casero.

Otro punto ineludible en la ruta es el complejo arqueológico El Brujo (ingreso: S/.11), ubicado en el valle de Chicama, a una hora de la ciudad. Este lugar es famoso por albergar la Huaca Cao, sitio donde se encontraron los restos de la primera mujer de alta jerarquía de una cultura precolombina en nuestro país. En lo que fue el centro ceremonial se pueden apreciar murales, así como algunos frisos que representan a prisioneros y danzantes.

Para aprender más acerca de la manera en que se encontraron sepultados sus restos y apreciar a la momia, que lucía enigmáticos tatuajes y muchas piezas de oro, se puede visitar el museo Huaca Cao, en donde se ha construido un ambiente cuidadosamente climatizado para su preservación.

En Magdalena de Cao se pueden disfrutar de platos locales como el shámbar, los cangrejos reventados y los sudados en locales como El Tumbo, el Mochica de Cao y El Brujo (todos en los alrededores de la Plaza de Armas).

Ningún recorrido por esta región norteña está completo sino se visita la Huaca de la Luna (ingreso: S/.11.00). El recorrido se debe iniciar en el museo Huacas de Moche, el cual presenta una serie de importantes objetos que ayudan a comprender mejor la cosmovisión moche.

Entre estos se encuentran ceramios como el sacerdote ciego con cicatrices en el rostro, así como un manto felino forrado en láminas de oro con soporte de algodón, cuero y plumas.

Luego podrá recorrer la Huaca de la Luna , imponente recinto ceremonial en el que destacan vestigios de frisos en los que se pueden apreciar ceremonias religiosas, actividades cotidianas y reproducciones de la máxima divinidad moche: El temible Ai Apaec.

EL LEGADO LAMBAYECANO
Lambayeque es famoso por albergar el museo Tumbas Reales de Sipán (ingreso: S/.10.00), un recinto concebido en forma de pirámide trunca en el que podrá apreciar paso a paso cómo se halló al máximo soberano de la cultura Moche. A pocos metros se encuentra el museo Brüning, con importantes piezas de las culturas Moche, Chimú y Sicán (ingreso: S/.8.00).

Otro de los atractivos de esta localidad se centra en los platos típicos, como el arroz con pato o la tortilla de raya, los cuales se pueden probar en restaurantes como El Rincón del Pato y El Pacífico. En esta zona también se encuentran los King Kong.

Si está más cerca del centro de Chiclayo deberá parar en el Fiesta Chiclayo Gourmet con su insigne cebiche a la brasa, así como en Sabores Peruanos con su cabrito deshuesado.

Y si desea conocer 'in situ' el lugar en el que fue hallado el Señor de Sipán puede visitar Huaca Rajada, a una hora del centro de Chiclayo, lugar en el que se puede recorrer la excavación, así como el museo de sitio con algunos elementos hallados (el ingreso cuesta S/.8.00).

Un atractivo a tener en cuenta en Chiclayo es Pimentel, balneario que se caracteriza por su icónico muelle de 200 metros de largo y por sus restaurantes frente al mar, entre los que destacan El Muelle con su oferta de ceviches.

HISTORIA QUE PERDURA
El Santuario Histórico de Pomac, en Ferreñafe, fue el epicentro de la cultura Sicán. El lugar cuenta con dos huacas importantes: Loro y Las Ventanas, en las que se han encontrado tumbas y piezas que se exponen en el Museo Nacional de Sicán (S/.8.00).

El atractivo principal de la muestra lo conforma la recreación de una tumba conformada por cuatro mujeres alrededor del cuerpo en posición de cabeza de un hombre con una máscara de oro. La posición haría referencia al alumbramiento, lo cual indicaría que creían en el renacimiento.

A pocos minutos de aquí se encuentra Túcume, conformada por 26 pirámides, entre las que destacan la Huaca Larga (de 760 metros), así como el Templo de la Piedra Sagrada. Aquí, los visitantes pueden ingresar a la huaca Las Balsas para apreciar los relieves de peces y aves marinas característicos de las civilizaciones Moche.